Kiko de Carlos Espinosa responsable de tecnología
contenidos libres según Copyleft
Sistemas para la identidad

Durante el último año he podido leer varios artículos sobre la formulación del concepto de “identidad corporativa”. Este y otros conceptos similares han estado asociados a las áreas de marketing y comunicación tradicionales. Pero esto parece que está cambiando.

Si este concepto servía para definir el “carácter” de una empresa a través de su imagen corporativa, y las más aplicadas incluían los manuales de estilo de contenidos, la penetración de la tecnología en todos los procesos de la empresa y su comunicación con el “exterior”, ha ampliado su ámbito de forma que a los valores tradicionales de la identidad corporativa se le han añadido otros como los procesos de gestión y su arquitectura de sistemas.

"Identidad corporativa se refiere a la imagen que la empresa pugna por conseguir, a fin de crear una buena reputación entre sus clientes." Paul Hefting.

Identidad ampliada

En realidad todas las empresas tienen ya una identidad que, si se controla de forma explícita, puede convertirse en el factor más influyente de su cultura.

Si todo el mundo tiene claro que la identidad visual o el tono del lenguaje en que se comunique una empresa la definen, ¿no es lógico que el conocimiento acumulado de esta también forme parte de esa identidad?

Los procesos de gestión, y por tanto de comunicación entre los miembros de una empresa o la estructura de sus sistemas de documentación son parte de ese conocimiento.

¿Por qué la tecnología es parte de nuestra identidad corporativa?

La identidad corporativa es un valor añadido de cualquier empresa, ¿no es lógico que la tecnología que permita desarrollarla forme parte también de esta?

Cuántos manuales de imagen corporativa, que han supuesto importantes inversiones de recursos, han sido diseñados sin tener en cuenta los programas que deberían aplicarlos, proponen la utilización de fuentes exóticas o incluyen elementos gráficos imposibles de reproducir por nuestras impresoras.

Cuántos intentos por tratar de comunicar de una forma coherente no se han plasmado ni siquiera en un diccionario o glosario accesible por los usuarios.

En los proyectos de identidad corporativa uno de los pasos que, inevitablemente, por ejemplo delimitan la libertad creativa de nuestros diseñadores gráficos, debería ser un inventario de las aplicaciones y entornos en las que ese “libro gordo” de normas debe ser aplicado.

Lo curioso de todo este asunto es que las aplicaciones más estándar del mercado permiten la aplicación de esas normas en nuestro quehacer diario.

Para terminar, si un gran número de empresas ha desarrollado su actividad en un entorno de comunicación como es Internet, ¿cómo puede ser que lo hayan realizado sin tener definida esa identidad corporativa? Y aún es más, ¿cómo existen empresas que invierten recursos en comunicación y después comunican de forma diferente en una simple carta a los clientes o en su catálogo de productos o servicios?

 
Sinapsis conocimiento y comunicación S.L. NIF B-63035166 Tel. (+34) 902 931 209 info@sinapsis.es Barcelona | Pontevedra aviso legal contenidos diseño tecnología miembro de: adheridos a: