Mariano Drozd responsable de diseño gráfico
contenidos libres según Copyleft
Comunicación para la acción

¡No me toques la pantalla!

Un lenguaje, el visual, nos acerca (o dificulta) el acceso a la información y/o a las transacciones en la actualidad. Sin embargo, muchas personas no están capacitadas para “leerlo” y necesitan ayuda. Parece necesario tener una “cultura visual” para moverse libremente por el escenario actual.

Las interfaces de los sistemas operativos, de las máquinas de venta, de los cajeros automáticos de los bancos y las pantallas de los móviles nos comunican posibles acciones, advertencias (¡imaginen borrar el disco duro!), sentimientos, etc. a través de iconos, formas y colores.

¿Hablas el lenguaje visual?

Hace más de diez años el juego de PC Monkey Island proponía al jugador interactuar con el personaje de una manera novedosa: la combinación de iconos de la pantalla permitía crear frases con las que comunicarse con el resto de personajes. Una vez que te acostumbrabas a la propuesta era fácil… A pesar de ser un juego desarrollado en Estados Unidos (en inglés), se podía “escribir” con imágenes.

Otro ejemplo de interactividad es el propuesto por los supermercados “on-line”. En la mayoría de ellos el acceso a los estantes de productos se realiza mediante la poco “amigable” selección de textos hasta llegar al tipo de producto deseado. Es cierto que la amplísima cantidad de productos hace muy compleja la arquitectura de la información, sin embargo el supermercado Disco lo soluciona de una forma atractiva y visual.

Amazon, la tienda más conocida del mundo on line, propone hojear algunas páginas del libro en el que estamos interesados, y Siemens permite conocer todos los aspectos tanto técnicos como estéticos del “nuevo” modelo a la venta.

Por supuesto, en cualquiera de estos ejemplos tendremos éxito en la interacción si podemos interpretar exitosamente la interface.

Interacción en la web

Para diseñar una interfaz, además de las cuestiones técnicas, lo primero es establecer el objetivo de la web y su público. Es básico para aproximarnos mentalmente al grado de cultura visual del grupo destinatario y diseñar en consecuencia.

Un caso curioso se da en las webs de estudios de diseño gráfico: su complejidad de navegación. Se supone que los diseñadores tenemos el “músculo” visual más desarrollado que otros profesionales pero, ¿por eso tenemos que usarlo tanto?

La web del Ayuntamiento de Barcelona (una de las que permite hacer mayor cantidad de trámites on-line en España) casi no utiliza gráficos en su interfaz. La mayoría de acciones se realizan a través de textos…

Traducciones gráficas

Hay algún dato curioso como el icono de la casa que sirve para volver al inicio de la web y que sin duda proviene del inglés. En esta lengua se denomina home page a la página inicial de un sitio web. La palabra castellana “casa” (home) no posee el significado de “punto de partida” que sí tiene el inglés. Sin embargo ningún castellano-parlante debería tener problemas para comprenderlo.

El uso de iconos, aparentemente universales, tales como el carrito de las compras, el sobre de email o la flecha de play, son posibles gracias al aprendizaje por parte de todos (o casi todos) los usuarios. Sin embargo me pregunto si un habitante de Swazilandia comparte los mismos códigos visuales que uno de Islas Salomón.

A lo mejor, un nuevo “esperanto” visual está naciendo gracias a Internet y a la necesidad de comunicarnos con las máquinas.

 
Sinapsis conocimiento y comunicación S.L. NIF B-63035166 Tel. (+34) 902 931 209 info@sinapsis.es Barcelona | Pontevedra aviso legal contenidos diseño tecnología miembro de: adheridos a: