Maria Ripoll Cera responsable de contenidos
contenidos libres según Copyleft
Una imagen no vale más que mil palabras

El 31 de diciembre de 1919, un comerciante europeo, diré que de papeles para no identificarlo, recibía esta carta de un proveedor:

“Muy sr. Mio,
Con la presente tengo el gusto de someterle oferta ventajosa en tipos mas corrientes de papeles. Fabrícanse de los papeles en cuestión continuamente grandes cantidades y disponiendo ésta su casa de género almacenado podria servirle sin perder instante, en caso de que me honrara con su grato encargo.
(...)
Siempre me será muy grato complacer a los deseos de mi distinguida clientela.
En espera de sus favorables noticias y gratas ordenes y aprovechando la oportunidad de desearle toda clase de prosperidades para el año 1920, me reitero de Vd. Muy atto. Y S. S.”

Del tono extremadamente cortés de esta carta se infería que el remitente era una empresa sólida y profesional, y que por tanto había que tener muy en cuenta su oferta.

El 16 de enero de 2004, un sito web invitaba a la siguiente explicación desde su página de inicio:

“¿CÓMO VOLAR BARATO?: Dentro de la misma clase turista el abanico de tarifas es amplísimo. Los precios dependen de cuándo se compra, de las restricciones de reembolso, del período en destino y, como no, de la oferta y demanda. Estas son algunas de las claves para encontrar vuelos baratos (…)”

El hecho de dar “Un motivo real para creer”, una de “las 3 leyes físicas del marketing” de Tom Peters, convierte las ofertas de esta web en fiables.

¿Cuál es sin embargo la gran diferencia? Que la comunicación de empresa está a disposición de cualquier interesado en una especie de tablón de anuncios donde ofertan sus servicios cientos o miles de competidores más.

Hasta ahora, a una empresa se la conocía por sus productos, su imagen de marca, su publicidad. Confiábamos o no en ella por las veces que aparecían sus manufacturas en la televisión o su nombre en las vallas publicitarias. Pero Internet les obliga a presentarse a sí mismas: quién trabaja en ellas, qué innovaciones tienen, por qué son los mejores, qué hacen con vistas al futuro...

Y sólo pueden convencer mediante sus palabras y su identidad visual.

¿Ejemplos de empresas que convencen por sus contenidos? Por ejemplo…

 
Sinapsis conocimiento y comunicación S.L. NIF B-63035166 Tel. (+34) 902 931 209 info@sinapsis.es Barcelona | Pontevedra aviso legal contenidos diseño tecnología miembro de: adheridos a: